COMUNICANDONOS  
 
Año 11 • Nº 143
Abril 2013
 

La vocación por la catequesis nace desde la experiencia de Dios. Esto lo sabemos quienes estamos en esta dedicación. La vocación moviliza interiormente y nos activa hacia un camino, siguiendo las huellas del Dios de la Vida encarnado en Jesucristo, hombre como nosotros.

 

En este tiempo Pascual, en el que vivimos en nuestras comunidades las celebraciones y rituales, percibimos aquello que creemos: que Cristo que murió en la cruz, sentenciado por asumir plenamente la causa de los pobres, Dios lo Resucitó y está vivo en el mundo y en nuestra historia. La Resurrección sigue preñando de vida toda la creación y dando sentido a todo el acontecer humano empezando por los que padecen las injusticias y la soledad.


Según rezamos en el credo cristiano, Cristo bajó a los infiernos, a lo más bajo de la condición humana, la soledad extrema y la muerte. Desde esta condición, Cristo emerge resucitando y salvando todo lo que asumió. La vida recupera su cause, el sentido de vivir en comunión fraterna con toda la creación. En la historia se enciende una luz que ilumina y transparenta la Presencia de Cristo viviente en toda la creación.

 

Concluimos esta reflexión con una enseñanza de Pierre de Teilhard de Chardin.”El fin del mundo no es una catástrofe sino una plenitud. La historia está preñada de Cristo. La creación entera gime y siente dolores de parto aguardando este acabar de nacer (Rom 8,21)” Alegrémonos en El.

Emilio Rojo

erojo@caritassanisidro.org.ar

PASCUA DE RESURRECCIÓN, AÑO 2013

EN FOCO 2.0

¿QUÉ LUGAR OCUPA LA PALABRA DE DIOS EN NUESTROS ENCUENTROS DE CATEQUESIS?

 

Palabra de DiosLa observación de algunos itinerarios de formación de catequistas nos dejan ver que se da mucho espacio al estudio de la Biblia, pero no se favorece suficientemente la experiencia de Dios. En nuestros encuentros de catequesis muchas veces leemos la Biblia con el supuesto de que la Palabra de Dios es comprendida por su sola enunciación.

 

¿Cuál es el lugar de la Biblia con respecto a la catequesis? ¿Antes, durante o después? “Siempre”. Efectivamente, así como los documentos recomiendan el puesto central de la Palabra de Dios en toda la vida de la Iglesia, de modo que no haya una pastoral bíblica yuxtapuesta a las otras pastorales, sino una animación bíblica de toda la pastoral. Siguiendo esta línea podemos hablar de la animación bíblica de la catequesis.

 

Nos preguntamos cómo se ubica la Palabra de Dios en el encuentro catequístico: a veces como una expresión de deseo o como un “deber ser”= hay que proclamarla; a veces como simple ilustración o como un relato; a veces como oración al final del encuentro (esto ocurre por ejemplo cuando se le dedica demasiado tiempo a la experiencia humana, que se resuelve a través de lo que aporta cada uno desde su propia experiencia y/o de la enseñanza moralizante del catequista y finalmente se proclama la Palabra de Dios).

 

En más de una oportunidad, los catequistas proclamamos el texto bíblico en un momento del encuentro, tal como hemos aprendido metodológicamente. Pero rápidamente nos embarcamos en cuestiones filosóficas y doctrinales que no favorecen la experiencia de Dios, sino que muestran a un Dios del cual es difícil hacer experiencia. Entonces, no se lo encuentra en la Palabra y, casi podríamos decir, que seguimos haciendo catequesis sin Palabra de Dios, aunque hayamos proclamado el texto bíblico en el momento indicado por la metodología catequística. Por ejemplo, cuando nuestros encuentros se refieren al dolor humano, muchas veces caemos en reflexiones doctrinales o filosóficas acerca del dolor y no ayudamos a descubrir a Dios en el dolor, dicho de otra manera, no ayudamos a hacer la experiencia de Dios que está en el dolor.

 

Creemos que una catequesis centrada en la Palabra de Dios, en cambio, es la que provoca un auténtico diálogo entre Jesús y los miembros del grupo. El texto de los discípulos de Emaús, representa en cierto sentido el modelo de una catequesis en cuyo centro está la explicación de las Escrituras, que sólo Cristo es capaz de dar, mostrando en sí mismo su cumplimiento

 

El texto bíblico es Palabra de Dios cuando salva, no cuando amenaza, asusta o condena. La catequesis deberá provocar la experiencia de Dios que salva. Deberá ayudar a descubrir la presencia de Dios en la Palabra.

 

El equipo de ISCA

 
UNA CULTURA DEL CUIDADO

Estaba flotando en el aire. Solo había que percibirlo y ponerle palabras. Pero ahora resuena en todas partes. El número anterior de nuestro Comunicándonos fue escrito en febrero, a caballo entre la renuncia de nuestro Papa Benedicto y la llegada de los cardenales a Roma. En ese número dijimos que queríamos dedicar este año a cuidarnos mutuamente: nosotros y nuestros alumnos, amigos y participantes.

 

El “acontecimiento Francisco” nos alegró y ocupó nuestro pensamiento durante las semanas posteriores. Y nos sorprendió cuando el día de San José -una de sus primeras alocuciones, proclamó: “cuidar a Dios es cuidarnos los unos a los otros y cuidar el mundo”. ¿Coincidencia? ¿Profecía? ¿Signo de los tiempos?

 

Terminamos de escribir estas líneas mientras resuenan las voces de los inundados por las últimas lluvias. Alegra observar que las redes están sirviendo para ayudar. Mensajes pidiendo y mensajes ofreciendo. Ojalá que este acontecimiento también resuene en todos. La voz del pastor recoge las resonancias de las voces del Pueblo de Dios. Estamos ante la construcción de una nueva cultura: una cultura del cuidado.


Que así sea.

Mariano Nicolás Donadío

 
 
FRANCISCO HABLA CON SUS CATEQUISTAS

Cuando el papa Francisco era Mons. Jorge Bergoglio s.j., una vez al año tenía un encuentro estrechamente cordial con los catequistas de la arquidiócesis de Buenos Aires, ya sea mediante la predicación en la misa del EAC (Encuentro Arquidiocesano de Catequesis) o a través de una carta difundida el Día del Catequista. Hoy recuperamos algunos párrafos de estos mensajes:

 

Los tiempos nos urgen. No tenemos derecho a quedarnos acariciándonos el alma. A quedarnos encerrados en nuestra cosita... chiquitita. No tenemos derecho a estar tranquilos y a querernos a nosotros mismos. ¡Cómo me quiero!. No, no tenemos derecho. Tenemos que salir a contar que, desde hace dos mil años, hubo un hombre que quiso reeditar el paraíso terrenal, y vino para eso. Para rearmonizar las cosas. Y se lo tenemos que decir a "Doña Rosa", a la que vimos en el balcón. Se lo tenemos que decir a los chicos, se lo tenemos que decir a aquellos que pierden toda ilusión y a aquellos para los que todo es "pálida", todo es música de tango, todo es cambalache. Se lo tenemos que decir a la señora gorda finoli, que cree que estirándose la piel va a ganar la vida eterna. Se lo tenemos que decir a todos aquellos jóvenes que, como el que vimos en el balcón, nos denuncian que ahora todos nos quieren meter en el mismo molde. No dijo la letra del tango pero la podría haber dicho: "dale que va, que todo es igual".

 

Tenemos que salir a hablarle a esta gente de la ciudad a quien vimos en los balcones. Tenemos que salir de nuestra cáscara y decirles que Jesús vive, y que Jesús vive para él, para ella, y decírselo con alegría... aunque uno a veces parezca un poco loco. El mensaje del Evangelio es locura, dice San Pablo. El tiempo de la vida no nos va a alcanzar para entregarnos y anunciar esto que Jesús está restaurando la vida. Tenemos que ir a sembrar esperanza, tenemos que salir a la calle. Tenemos que salir a buscar.


¿Y nosotros nos vamos a quedar en casa?. ¿Nos vamos a quedar en la parroquia, encerrados?. ¿Nos vamos a quedar en el chimenterío parroquial, o del colegio, en las internas eclesiales?. ¡Cuando toda esta gente nos está esperando! ¡la gente de nuestra ciudad!. Una ciudad que tiene reservas religiosas, que tiene reservas culturales, una ciudad preciosa, hermosa, pero que está muy tentada por Satanás. No podemos quedarnos nosotros solos, no podemos quedarnos en la parroquia y en el colegio. ¡Catequista, a la calle!. A catequizar, a buscar, a golpear puertas. A golpear corazones.

EAC 2000, 11 de marzo de 2000

 

...........................................................................................................................................................................

 

Pero sabes bien por ser catequista, por la sabiduría que te da el trato semanal con la gente, que en el hombre sigue latiendo un deseo y necesidad de Dios. Ante la soberbia e invasiva prepotencia de los nuevos Goliat, que desde algunos medios de comunicación y no menos despachos oficiales, reactualizan prejuicios e ideologismos autistas, se hace necesario hoy más que nunca la serena confianza de David para desde el llano defender la herencia. Por eso, quisiera insistirte en aquello que te escribía un año atrás:" Hoy más que nunca, se puede descubrir detrás de tantas demandas de nuestra gente, una búsqueda del Absoluto que, por momentos, adquiere la forma de grito doloroso de una humanidad ultrajada: "Queremos ver a Jesús" (Jn. 12,21). Son muchos los rostros que, con un silencio más decidor que mil palabras, nos formulan este pedido. Los conocemos bien: están en medio de nosotros, son parte de ese pueblo fiel que Dios nos confía. Rostros de niños, de jóvenes, de adultos... Algunos de ellos, tienen la mirada pura del "discípulo amado", otros, la mirada baja del hijo pródigo. No faltan rostros marcados por el dolor y la desesperanza. Pero todos esperan, buscan, desean ver a Jesús. Y por eso necesitan de los creyentes, especialmente de los catequistas que no sólo 'hablen' de Cristo sino, en cierto modo, que se lo hagan 'ver'.... De ahí, que nuestro testimonio sería enormemente deficiente, si nosotros no fuéramos los primeros contempladores de su rostro" (NMI 16).

Quiero nuevamente agradecerte toda tu entrega al servicio del Pueblo fiel. Y pedirle a María Santísima que mantenga viva en tu corazón esa sed de Dios para que puedas como la samaritana del Evangelio "adorar en espíritu y verdad" y "hacer que muchos se acerquen a Jesús" (Jn 4, 39). No dejes de rezar por mí para que sea un buen catequista. Que Jesús te bendiga y la Virgen Santa te cuide.

Carta a los Catequistas, Agosto 2002

 

...........................................................................................................................................................................

 

Nuestra Iglesia en Buenos Aires, está necesitada de esa AUDACIA y FERVOR, que es obra del Espíritu Santo, y que nos lleva a anunciar, a gritar a Jesucristo con toda nuestra vida. Es necesario mucha audacia y valentía para seguir caminando hoy en medio de tanta perplejidad. Sabemos que existe la tentación de quedarnos atrapados por el miedo paralizador que a veces se maquilla de repliegue y cálculo realista y, en otros casos, de rutinaria repetición. Pero siempre esconde la vocación cobarde y conformista de una cultura minimista acostumbrada sólo a la seguridad del andar orillando. ¡Audacia apostólica implicará búsqueda, creatividad, navegar mar adentro!

 

Al darte gracias por todo tu camino de catequista, le pido al Señor Eucaristía que renueve tu ardor y fervor apostólico para que no te acostumbres jamás a los rostros de tantos niños que no conocen a Jesús, a los rostros de tantos jóvenes que deambulan por la vida sin sentido, a los rostros de multitudes de excluidos que, con sus familias y ancianos, luchan para ser comunidad, cuyo paso cotidiano por nuestra ciudad nos duele e interpela.


Más que nunca necesitamos tu mirada cercana de catequista para contemplar, conmoverte y detenerte cuantas veces sea necesario para darle a nuestro caminar el ritmo sanante de projimidad. Y podrás así hacer la experiencia de la verdadera compasión, la de Jesús, que lejos de paralizar, moviliza, lo impulsa a salir con más fuerza, con más audacia, a anunciar, a curar, a liberar (Cf Lc. 4, 16-22). Más que nunca necesitamos de tu corazón delicado de catequista que te permite aportar, desde tu experiencia del acompañamiento, la sabiduría de la vida y de los procesos donde campea la prudencia, la capacidad de comprensión, el arte de esperar, el sentido de pertenencia, para cuidar así -entre todos- a las ovejas que se nos confía, de los lobos ilustrados que intentan disgregar el rebaño. ¡Más que nunca necesitamos de tu persona y ministerio catequístico para que con tus gestos creativos, pongas como David música y alegría al andar cansado de nuestro pueblo! (2 Sa. 6, 14-15).

Buenos Aires, Agosto de 2002

 

...........................................................................................................................................................................

 

Toda gran ciudad tiene muchas riquezas, muchas posibilidades, pero también son muchos los peligros. Uno de ellos es el de la exclusión. A veces me pregunto si como Iglesia diocesana no somos cómplices de una cultura de la exclusión en la que ya no hay lugar para el anciano, el niño molesta, no hay tiempo para detenerse al borde del camino. La tentación es grande, sobre todo porque se apoya en los nuevos dogmas modernos como la eficiencia y el pragmatismo. Por ello, hace falta mucha audacia para ir contra la corriente, para no renunciar a la utopía posible de que sea precisamente la inclusión, la que marque el estilo y ritmo de nuestro paso.

 

Anímense a pensar la pastoral y la catequesis desde la periferia, desde aquellos que están más alejados, de los que habitualmente no concurren a la Parroquia. Ellos también están invitados a la Boda del Cordero. Hace unos años les decía en un EAC: ¡salgan de las cuevas!. Hoy se los repito: ¡salgan de la sacristía, de la secretaría parroquial, del los salones vip!, ¡salgan!. Hagan presente la pastoral del atrio, de las puertas, de las casas, de la calle. No esperen, ¡salgan!. Y sobre todo hagan presente una catequesis que no excluya, que sepa de ritmos distintos, abierta a los nuevos desafíos de este mundo complejo. No se transformen en funcionarios rígidos, fundamentalistas de la planificación que excluye .

 

"... y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí..." (Ga 2, 20). Ese vivir con Cristo es realmente una vida nueva: la vida del cristiano, y determina todo lo que se es y se hace. De ahí que todo catequista debe procurar permanecer en el Señor (Jn 15, 4) y cuidar, con la oración, su corazón transformado con la gracia, porque es lo que tiene para ofrecer y en donde está su verdadero "tesoro" (Cf. Lc 12,34 ). Alguno quizás está pensando en su interior: "pero esto que nos está diciendo podría ser aplicado a todo cristiano". Sí, es así. Y es lo que justamente quisiera compartir con ustedes esta mañana. Todo catequista es ante todo un cristiano..
Puede resultar casi obvio... Si embargo, uno de los problemas más serios que tiene la Iglesia y que hipoteca muchas veces su tarea evangelizadora radica en que los agentes pastorales, los que solemos estar más con las "cosas de Dios", los que estamos más insertos en el mundo eclesiástico, frecuentemente nos olvidamos de ser buenos cristianos. Comienza entonces la tentación de absolutizar las espiritualidades en genitivo: la espiritualidad del laico, del catequista, del sacerdote..., con el grave peligro de perder su originalidad y simpleza evangélica. Y una vez perdido el horizonte común cristiano, corremos la tentación de lo snob, de lo afectado, de aquello que entretiene y engorda pero no alimenta ni ayuda a crecer. Las partes se convierten en particularidades y, al privilegiar las particularidades fácilmente nos olvidamos del todo, de que formamos un mismo pueblo. Entonces comienzan los movimientos centrífugos que nada tienen de misionero sino todo lo contrario: nos dispersan, nos distraen y paradójicamente nos enredan en nuestras internas y "quintismos" pastorales. No olvidemos: el todo es superior a la parte.

 

Pero si algo peculiar debe caracterizar al catequista es su mirada. El catequista, nos dice el Directorio Catequístico General, es un hombre experto en el arte de comunicar. "La cima y el centro de la formación de catequistas es la aptitud y habilidad de comunicar el mensaje evangélico." (235). El catequista está llamado a ser un pedagogo de la comunicación. Quiere y busca que el mensaje se haga vida. Y esto también sin despreciar todos los aportes de las ciencias actuales sobre la comunicación. En Jesús tenemos siempre el modelo, el camino, la vida. Como el Maestro Bueno, cada catequista deberá hacer presente la "mirada amorosa" que es inicio y condición de todo encuentro verdaderamente humano. Los evangelios no han escatimado versículos para documentar la profunda huella que dejó, en los primeros discípulos, la mirada de Jesús. ¡No se cansen de mirar con los ojos de Dios!

 

Pidámosle a quien nos ha metido en esta siembra, que nos haga partícipe de su mirada, la del sembrador bueno y "derrochón" de ternura. Para que sea,


-una mirada confiada y de largo aliento, que no ceda a la tentación estéril de querer curiosear cada día el sembrado porque sabe bien que, sea que duerma o vele, la semilla crece por sí misma.


-una mirada esperanzadora y amorosa que, cuando ve despuntar la cizaña en medio de trigo, no tiene reacciones quejosas ni alarmistas, porque sabe y tiene memoria de la fecundidad gratuita de la caridad[4].


Pero si algo es propio del catequista es reconocerse como el hombre y la mujer que "anuncia". Si bien es cierto que todo cristiano debe participar de la misión profética de la Iglesia, el catequista lo hace de una manera especial.

 

Anímense a pensar la pastoral y la catequesis desde la periferia, desde aquellos que están más alejados, de los que habitualmente no concurren a la Parroquia. Ellos también están invitados a la Boda del Cordero. Hace unos años les decía en un EAC: ¡salgan de las cuevas!. Hoy se los repito: ¡salgan de la sacristía, de la secretaría parroquial, del los salones vip!, ¡salgan!. Hagan presente la pastoral del atrio, de las puertas, de las casas, de la calle. No esperen, ¡salgan!. Y sobre todo hagan presente una catequesis que no excluya, que sepa de ritmos distintos, abierta a los nuevos desafíos de este mundo complejo. No se transformen en funcionarios rígidos, fundamentalistas de la planificación que excluye .


Dios los ha llamado a ser sus catequistas. En esta Iglesia de Buenos Aires que está transitando tiempos del Espíritu, sean parte y protagonistas de la asamblea diocesana, no para manijear, ni imponer, sino para hacer juntos la apasionante experiencia del discernir con otros, de dejar que sea Dios quien escriba la historia.

Buenos Aires, agosto de 2004

 

...........................................................................................................................................................................

 

La actitud de la escucha nos ayudará a no traicionar la frescura y fuerza del anuncio kerygmático trastocándolo en una fraguada y aguachenta moralina, que más que la novedad del "Camino" se transforma en fango que ciega y empantana. Necesitamos ejercitarnos en el escuchar... Para que nuestra acción evangelizadora se enraíce en ese ámbito de la interioridad donde se gesta el verdadero catequista que, más allá de sus actividades, sabe hacer de su ministerio, diakonía del acompañamiento. Escuchar es más que oír... Esto último está en la línea de la información. Lo primero, en la línea de la comunicación, en la capacidad del corazón que hace posible la proximidad, sin la cual no es posible un verdadero encuentro. La escucha nos ayuda a encontrar el gesto y la palabra oportuna que nos desinstala de la siempre más tranquila condición de espectador.


¿Querés como catequista animar verdaderos encuentros de catequesis? ¡Pedí al Señor la gracia de la escucha! Dios te ha llamado a ser catequista, no simple técnico de comunicación. Dios te ha elegido para que hagas presente el calor de la Iglesia Madre, matriz indispensable para que Jesús sea amado y conocido hoy. Escuchar es también capacidad de compartir preguntas y búsquedas, de hacer camino juntos, de alejarnos de todo complejo de omnipotencia, para unirnos en el trabajo común que se hace peregrinación, pertenencia, pueblo.

Buenos Aires, 12 de marzo de 2005

 

...........................................................................................................................................................................

 

No resistiría a los embates del tiempo una fe católica reducida a bagaje, a elenco de normas y prohibiciones, a prácticas de devoción fragmentadas, a adhesiones selectivas y parciales de las verdades de la fe, a una participación ocasional en algunos sacramentos, a la repetición de principios doctrinales, a moralismos blandos o crispados que no convierten la vida de los bautizados. Nuestra mayor amenaza "es el gris pragmatismo de la vida cotidiana de la Iglesia en el cual aparentemente todo procede con normalidad, pero en realidad la fe se va desgastando y degenerando en mezquindad"[1]. A todos nos toca "recomenzar desde Cristo"[2], reconociendo que "no se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva"[3]. (Aparecida, 11-12)

 

Permítanme que insista sobre esto con ustedes quienes, por ser catequistas, por acompañar el proceso de crecimiento de la fe, por estar comprometidos en la enseñanza, puede el "tentador" hacerles creer que su ámbito de acción se reduce a lo intraeclesial, y los lleve a estar demasiado en torno al templo y al atrio. Eso suele acontecer... Cuando nuestras palabras, nuestro horizonte, tienen la perspectiva del encierro y del pequeño mundo, no ha de asombrarnos que nuestra catequesis pierda la fuerza del Kerigma y se trasforme en enseñanza insípida de doctrina, en transmisión frustrante de normas morales, en experiencia agotadora de estar sembrando inutilmente. Por eso, "recomenzar desde Cristo" es concretamente imitar al Maestro Bueno, al único que tiene Palabra de Vida Eterna y salir una y mil veces a los caminos, en busca de la persona en sus más diversas situaciones.

Buenos Aires, Agosto de 2006

 

...........................................................................................................................................................................

 

Al agradecerte todo lo que hacés por la Catequesis, le pido de corazón al Señor que te rejuvenezca con su gracia, ya que la renovación de la pastoral y de la catequesis no dependerá "de grandes programas y estructuras, sino de hombres y mujeres nuevos que encarnen dicha tradición y novedad, como discípulos de Jesucristo y misioneros de su Reino." (DA 11)

En nuestra tarea evangelizadora Dios nos pide que acompañemos a un pueblo que camina en la fe. Por eso el Señor nos regala rostros, historias y búsquedas... Y siempre nos hace bien recordar que ese niño, joven o adulto que Dios pone en nuestro camino, no son vasijas que demos llenar de contenidos o personas que debemos conquistar. El Señor ya habita en sus corazones, ya que El siempre nos precede, nos "primerea". Nuestra tarea será simplemente ¡y nada menos! ayudar a develar, a explicitar la Presencia de Aquél que ya está y tiene el poder de hacer plena toda vida. Misión hermosa, ministerio de la Palabra que los catequistas realizan ininterrumpidamente desde hace casi dos mil años. Servicio eclesial que reconoce muchas formas y diversos lugares. Por todo esto, ¡gracias y ánimo! Y no dejen de estar al servicio del santo pueblo fiel de Dios…

Un pueblo que necesita de testigos antes que maestros. Hagan que la catequesis sea transversalmente kerygmática, para que el proceso y maduración de la fe tengan la frescura del encuentro con Aquél que, a través de la Iniciación Cristiana, te consolida como discípulo misionero.

Buenos Aires, 21 de agosto de 2007

 

...........................................................................................................................................................................

 

Nos quedamos encerrados en las internas parroquiales, cuando prima la psicología de la tumba, con los años nos convertimos en momias. Jesús no quiere cristianos momias, quiere nuestra identidad en la calle. Es necesario, no encerrarse en las parroquias, que, a veces, parecen una tumba o un sarcófago y sólo falta que le coloquemos flores y un cartel que diga: 'aquí yace la comunidad cristiana'. Necesitamos, entonces, que Jesús nos pegue un grito y nos diga: Catequista salí afuera, Iglesia de Buenos Aires salí afuera. El problema de la Iglesia de Buenos Aires es que no toca timbres y los catequistas deben salir a "timbrear" en la ciudad; "timbrear" vidas y corazones, a jetear, sin vergüenza, aunque nos digan que estamos de la chaveta". Que la Virgen ayude a los cristianos de Buenos Aires a tocar timbres, a poner la cara y a que le diga a Jesús que nos pegue un grito, para anunciar a Jesucristo.

Buenos Aires, marzo de 2008

 

...........................................................................................................................................................................

 

A veces nos defendemos poniendo distancias de exquisitez como los escribas y los fariseos: "hasta que no esté purificada la vida no la recibo" Y se lavaban mil veces antes de comer las manos y abluciones… pero Jesús se los echa en cara porque su corazón estaba lejos de lo que Dios quería. Ese Dios que manda a su hijo que se mezcle con nosotros, con lo peorcito de nosotros.

 

Esos eran los amigos de Jesús: lo peorcito. Pero la vida la tomaba como venía. Dejaba que cada hombre y cada mujer protagonizara su vida y Él la acompañaba con cariño, con ternura, con doctrina, con consejos. No la imponía. La vida no se impone, la vida se siembra y se riega, no se impone. Cada uno es protagonista de la suya. Y eso Dios lo respeta. Acompañemos la vida como Dios lo hace.

 

El otro hijo (de la parábola del padre misericordioso) reedita la postura de estos criticones, los escribas y fariseos, "yo soy puro, yo estuve siempre en la Iglesia, soy de la Acción Católica, de Caritas o de catequesis…te doy gracias, Señor, porque no soy como toda esta gente, no soy como esta gentuza" Y el hijo cierra su corazón y prefiere protagonizar un purismo hipócrita a dejarse conmover por la ternura que le enseñó su Padre. No sabe acompañar la vida. Probablemente este hombre lo más que pueda dar es una vida biológica pero nunca una vida desde el corazón.

 

Y se armó la fiesta. La vida y el encuentro es fiesta. Acompañar la vida es animarme a encontrar al otro como está, como viene o como lo voy a buscar. Es encuentro y ese encuentro es festivo. Ya lo dijo Jesús: "va a haber mucha fiesta por cada uno de estos que ustedes dejan de lado y se acerca y vuelve a la casa"… encontrarse. Yo pregunto, entre ustedes catequistas, ¿hay fiesta, hay encuentro; o está el gesto adusto del dedito con un no adelante como la maestra en tiempos de Yrigoyen. ¿Hay eso o hay fiesta, hay encuentro? ¿saben lo que es fiesta o son una momia? Catequistas-momias, una momia anclada solo en verdades, en preceptos; sin ternura, sin capacidad de encuentro. Yo quisiera que entre ustedes no haya lugar para momias apostólicas, ¡por favor no!, vayan a un museo que van a lucir mejor. Sino que haya corazones que se conmueven con la vida desde donde se la pateen, que saben abrazar la vida y decirle a esa vida quién es Jesús.

Buenos Aires, 21 de agosto de 2010


Hemos compilado los textos de los mensajes completos en un archivo. Las personas que quieran solicitarlo pueden hacerlo escribiendo a comunicandonos@isca.org.ar

 
 
NOTICIAS
SENAC II

EL SENAC II SIGUE ADELANTE

Más noticias acerca del II SEMINARIO NACIONAL DE CATEQUESIS “Catequesis y Biblia: Un diálogo hacia la animación bíblica de la Catequesis” que se va a realizar en San Antonio de Arredondo, Prov. de Córdoba, entre el 5 y el 8 de julio de 2013.

 

El II SENAC se realizará con la valiosa colaboración del Departamento de Animación Bíblica de la Comisión Episcopal de Catequesis y Pastoral Bíblica. Ya comprometieron su participación Mons. Nicolás Baisi, obispo auxiliar de La Plata; la Dra. Verónica Talamé, el Pbro. Lic. Marcelo Carraza, la Lic. María Andrea Green, el Prof. Marcelo Murúa y el Lic. Gerardo García Helder. La temática global del II SENAC, “Catequesis y Biblia: un diálogo hacia la animación bíblica de la Catequesis”, implica que los diversos contenidos sean abordados desde la doble dimensión: catequética y bíblica. Por tal razón, asistirá también el catequeta Luiz Alves de Lima (miembro de la Sociedad Latinoamericana de Catequetas - SCALA), quien participó en el reciente Sínodo sobre la Nueva Evangelización para la Transmisión de la Fe. Tengan en cuenta que ya salió el NH 1 que nos ayudará.

 

Para la participación en el Seminario la realización de un trabajo previo (personal o en equipo) sobre el tema del II SENAC. Podempos encontrar más información -e inscribirnos- en http://www.isca.org.ar/jornadas/senac2/senac.php

ISCA

EL ISCA PRESENTE EN AMÉRICA LATINA
Días intensos para el ISCA, los primeros de abril. Durante la primer quincena de este mes su director, Pbro. José Luis Quijano, participó como invitado en la reunión de cono sur de Catequesis por el Celam, la Conferencia Episcopal Latinoamericana, junto con el presbítero Fabián Oscar Esparafita como representante del quehacer catequístico argentino. Luego, el padre Quijano participará en Santiago de Chile de la reunión de comité de la RIIAL (Red Informática de la Iglesia de América Latina), comité del que forma parte.

lectio divina

LECTIO DIVINA
El Movimiento de la Palabra de Dios invita a su Escuela de Lectio Divina y Evangelización: una experiencia comunitaria de fe con talleres de formación. Está dirigida a referentes pastorales en parroquias y colegios, coordinadores de pastoral, sacerdotes y religiosos y laicos comprometidos. La Escuela inicia sus clases el jueves 2 de mayo y puede obtenerse más información en escuelald@hotmail.com

Seminario internac de comunicación

COMUNICACIÓN Y EVANGELIZACIÓN
En Santiago de Chile entre los días 8 y 10 de abril se realizó el segundo seminario internacional sobre comunicación. La sugestiva pregunta: ¿La Iglesia está preparada para asumir las redes sociales en el anuncio evangelizador?, movilizó a los participantes. El ISCA estuvo invitado y nos comparte las conclusiones. http://www.duoc.cl/secomiglesia/index.html

RIIAL

LA RIIAL (Red de informática en America Latina)
La Iglesia es una gran red de comunicadores que extiende el anuncio a todos los hombres. La Riial, juntamente con el Pontificio Consejo para las comunicaciones sociales y el Departamento de comunicaciones del Celam se reunieron en la primera semana de abril, con su comité ejecutivo para delinear acciones en vistas a la evangelización en y a través de los medios. http://www.pccs.va/index.php/es/riial-2. El ISCA es miembro de la Red desde 2004 y colabora en el comité.

Mons. Lucio Ruiz

MONS. LUCIO RUIZ EN ARGENTINA
“Hemos tenido que reforzar todos nuestros sistemas porque frente a un flujo informativo desde la renuncia de Benedicto XVI, el cónclave y el inicio del pontificado las visitas son muchas más”, cuenta nuestro amigo Mons. Lucio Ruiz, Jefe del Servicio de Internet del Vaticano y participante de nuestras jornadas de Catequesis y Nuevas Tecnologías. “Algo que sí nos llamó la atención es el cambio que hubo en el acceso de los dispositivos móviles para seguir los acontecimientos desde cualquier parte del mundo. Tal vez años atrás era mucho más la computadora del hogar. La cultura cambió muchísimo y tuvimos que adecuar el servicio a la cultura actual. El objeto de mi conferencia es transmitir que como Iglesia tenemos que entender un fenómeno, que es la realidad de hoy. Si lo entendemos, bien, y si no, sigue igual. La gente no dejará de usar la tecnología porque estemos o no. La riqueza que nos da el papa Francisco es que se mueve, habla y los gestos que hace van muy en consonancia con esta era digital”.


Lucio Ruiz estuvo de visita en Argentina invitado por las autoridades de la Facultad de Derecho de Pontificia Universidad Católica Argentina. El jueves 11 de abril presentó una disertación acerca de “Nueva Evangelización, Nuevas Tecnologías. La Evangelización en la Era Digital”
.

CORREO DE LECTORES
 

Llegaron muchísimos saludos de Pascua. Mientras atravesamos este tiempo de alegría, compartimos estos con ustredes mensajes:

 

Queridos amigos: En este Triduo Pascual pongo en mi oración a todos los que creemos y anunciamos en nuestra catequesis a Jesús vivo y resucitado y que nos dé el ardor para anunciarlo en este tiempo de alegría y esperanza que se ha abierto a nuestra Iglesia. Felices Pascuas.

P. Américo Aguirre

 
 

¡Felices Pascua!! Jesús sigue entregándose por nosotros en la injusticia, en la falta de amor, en la intolerancia. Tratemos de cambiar nuestra vida para que su entrega no sea en vano. Bendiciones.

Alejandro Butowicz
 
A los amigos catequistas vivan plenamente estas Pascuas en familia. Porque en la familia está el futuro de las vocaciones y de la sociedad. Y multiplíquense como los panes y peces, ¡necesitamos muchos catequistas!!! Que Dios siempre está con ustedes, protegiéndolos, guiándolos e iluminándolos. Y María Santísima los cubra con su ternura de Madre. Feliz Pascua de Resurrección.
Maria Badariotti
 
Feliz y Santa Pascua de Resurrección para todos ustedes, en este año de la Fe que realmente está renovando, oxigenando y revitalizando nuestra fe. Que esta Pascua reafirme la comunión que produjo la designación de nuestro Papa Francisco. Un abrazo para todos.
Haydée Fernandez
 
Cristo en la Cruz ha vencido a la muerte y al pecado ¡ha resucitado! y esta certeza debe llenarnos de gozo. Que vivamos con alegría este anuncio gozoso, junto al Papa Francisco. Felices pascuas de resurrección a todos los hermanos senacquenses,
Matilde Ocampo
 
Renovados y alegres, junto al Resucitado, demos testimonio de verdaderos cristianos en estás Pascuas, en cada momento de nuestras vidas en el lugar en que el resucitado nos destine.- Felices Pascuas. Un abrazo con Cristo y María.
Mónica Graciela Berdun. Diócesis de Concordia.
Catequista y misionera de la Virgen Peregrina de Schoenstatt
 
Hermanos y hermanas catequistas, reciban un saludo de Pascua. Que el Señor Resucitado colme todas y cada una de nuestras expectativas y nos llene de su Espíritu y Fortaleza para seguir anunciando con convencimiento y fuerza la Buena Nueva a todos los que el Señor nos ha encomendado y quienes se acerquen a nosotros buscando una luz de esperanza y conocimiento del Señor. FELICES PASCUAS DE RESURRECCIÓN
Jorge de Jesús Ochoa Usme. Catequista y Evangelizador.
Parroquia "San Gabriel Arcángel" Itagüí- Antioquia – Colombia
 
También agradecemos los mensajes de Ana Rosa Rosana Scussolin, Lili Anchart, Beatriz Carriego, María Alicia Girado, Gloria Graciela Rodriguez, Norma Brizuela, María Piedad Galeano, Alicia Iribarren, Cristina María Madyda, Liliana Docampo, Esther Salassa, Mari Delgado, Jose Salvador Mariani, Ana Rosa Rosana Scussolin, Amanda Galeano, Amanda Baulo, Lina Loiudice, Esther Salassa, Laura Berezaga, Mariela Arteman, Hna. Ana Rosa, María de los Ángeles Sarmiento, Elsa del Caño, Cristina María Madyda, Mónica Graciela Berdun y María Luisa Landgrebe.
 
suscribir al comunicándonos
 
   
     

 

 

 
 
 
*********************************143

©2017 ISCA Instituto Superior de Catequesis Argentino.
Equipo ISCA | Venezuela 4145 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Tel. +54 (011) 4981-5384
Lunes y Miércoles de 10 a 12 hs. | Viernes de 16 a 18 hs.
Brindamos formación a distancia (cursos on line) a catequistas. Ofrecemos recursos catequéticos y espacios para compartir experiencias y continuar el desafío de una formación permanente. Cursos a distancia en línea - Cursos semi presenciales - Talleres en línea - Aula Abierta - Foro - Encuestas - Comunicándonos - Observatorio - Jornadas y Conferencias del ISCA - Javaiá - Publicaciones - Indice Temático - ISCA en Facebook - BLOG: Nosotros Catequistas - Libros ISCA - Documentos - Sitios recomendados - Biblioteca.