COMUNICANDONOS
Año 12 - Nº 155
Septiembre 2014

 

SENAC Y DESPUÉS

No está planeado que el SENAC concluya en el SENAC. El Seminario Nacional de Catequesis continúa con su vida en la presencia de los lo compartieron, en la novedad de los que se encuentran online con todas las conferencias y las exposiciones, en los textos que empiezan a recorrer la web para ser compartidos, leídos, criticados y enriquecidos. También en los trabajos presentados por los propios participantes. No es poca cosa. El SENAC fue bendecido por mucha luz, mucha discusión, mucha pasión y mucho pensamiento. Este número del Comunicándonos es para compartir esto. Y celebrarlo.

 

Estos espacios del SENAC no quieren ser meros eventos puntuales, como bengalas que se encienden, iluminan y se apagan, sino mojones de un proceso. En estos años se ha intentado instalar al SENAC como un espacio de pensamiento instituido donde se juntan los pensadores, los especialistas y los que tienen algo que decir. La docencia y la investigación, con la mirada puesta en las nuevas realidades y las enseñanzas de la tradición.

 

Los invitamos a formar parte de esta corriente. A leer los textos como los leería un participante y entusiasmarse.

 

Este número está armado bajo el signo del pensar sintiente, una extraña amalgama de reflexión y pasión por nuestro trabajo; de Espíritu Santo, vida pastoral y catequética. Ojalá que disfruten leyéndolo, tanto como nosotros lo disfrutamos viviéndolo. Y escribiéndolo.

 

El equipo del ISCA

comunicandonos@isca.org.ar

DIÁLOGO DE CATEQUISTAS

Pbro. José Luis Quijano

 

Dialogar nos hace bien. Implica la apertura de dar y de recibir, el silencio que sabe estar a la escucha y la palabra que brota de ese silencio reflexivo. Yo, que me siento bendecido con la vocación de catequista, hoy escribo estas simples líneas para dialogar con ustedes, catequistas queridos por Dios.

 

A veces, Él me concede la gracia de poder encontrarlos, estrecharles la mano y continuar este diálogo que se gesta con palabras escritas. Otras veces, recibo sus voces a través de Internet: en los mails y en los foros. Muchas otras veces, ustedes participan del diálogo con el testimonio que dan, y con sus opciones convertidas en vida entregada.

 

Catequistas que dialogamos. Eso somos. Y dialogar nos hace bien porque nos ayuda a abrir el corazón que se ensancha con la voz del hermano que nos ofrece un buen deseo, un consejo, una historia, un simple cuento para compartir en nuestros encuentros de catequesis.

El hablar crea comunidad; por la palabra recibimos y compartimos. Sin lenguaje, el mundo interior nos oprimiría. La verdadera palabra libera. Pero debe ser verdadera y estar en relación vital con el silencio1.

 

Hombres y mujeres bendecidos y queridos por Dios.

A veces, caemos en la tentación de creer que la historia comienza con nosotros. Tenemos la pueril sensación de un pasado que no existió o que no dio frutos o que perdió toda vigencia. La búsqueda de lo inédito, a la cual tantas veces nos hemos convocado unos a otros, y una cierta urgencia por responder a los desafíos de este tiempo nos lleva, a veces, a olvidar el pasado y a olvidar, por lo tanto, a esos hombres y mujeres queridos y bendecidos por Dios que hicieron tanto por la catequesis.

 

La valentía de la reflexión de quienes lideraron y vivieron la renovación catequística hace más de cincuenta años. El entusiasmo y la apertura ante las ideas renovadoras del Concilio; la paciencia y el tesón que los mantenía alertas en la construcción de una nueva catequesis; el respeto y la escucha ante la renovación de la teología y de la liturgia; la perseverancia y la decisión para fundar los seminarios catequísticos que se fueron expandiendo por el país. Un verdadero tiempo de primavera en el que trabajaron muchos catequistas que hoy vienen a la memoria de nuestro corazón.

 

El trabajo artesanal y silencioso que recogió las voces de los catequistas durante el Congreso de 1987, cuando la tecnología todavía no facilitaba estos emprendimientos; la lucidez de aquellos hombres y mujeres que floreció en el documento Juntos para una Evangelización Permanente, que todavía conserva fuerza y vigencia; la cantidad inmensa de catequistas que palpitaron antes del Congreso en los trabajos previos en sus comunidades y, después, en el testimonio grandioso de tantos catequistas reunidos en Rosario. La entrega de siempre de tantos hombres y mujeres bendecidos y queridos por Dios. Queremos honrar a esos catequistas de ayer porque ellos honraron su vida y su vocación a través de la misión.

 

Mantener la llama encendida. http://www.isca.org.ar/images/mail/carta-catequistas2014/

 

Algunos ya no están, otros nos siguen acompañando, como verdaderos vigías, y su vida sigue siendo una llama encendida en medio de este tiempo complejo y desafiante. A nosotros, que oímos sus historias, que leímos y usamos sus libros, que los respetamos y, tal vez, hasta los admiramos; a nosotros nos toca hoy mantener la llama encendida de una catequesis que no sólo se vive, sino que también se piensa.

 

Nos compete ser testigos y herederos de sus virtudes. Para que, cuando pensemos en la identidad del catequista, no nos mantengamos en teorizaciones con un cierto tono de ideal inalcanzable. Los catequistas de nuestra historia fueron y son hombres y mujeres de carne y hueso que nos regalan el buen ejemplo de sus virtudes.

 

Expectantes ante las conclusiones del III CCN, miramos la historia y nos lanzamos al futuro con la esperanza del día que amanece. Se trata simplemente de tomar la antorcha y de mantener la llama encendida. No es verdad que el tiempo pasado fue más fácil, tuvo otros desafíos y otras complejidades. Esos hombres y mujeres bendecidos y queridos por Dios fueron verdaderos luchadores. Algunos de ellos, en todo el mundo, todavía hoy entregan el tesoro de su pensamiento catequético y nosotros aprendemos y nos enriquecemos con lo que ellos nos dan.

 

Es verdad que estamos en un cambio de época y que hay una crisis poderosa en la transmisión de la fe, pero sabemos, “en nuestro corazón, que no es lo mismo la vida sin Jesús”2 y esto “nos ayuda y nos da esperanza”3. “Estamos  llamados a ofrecer a los demás el testimonio explícito del amor salvífico del Señor que, más allá de nuestras imperfecciones, nos ofrece su cercanía, su Palabra, su fuerza y le da un sentido a nuestra vida”.4

 

Cuando la siembra parece ser estéril; cuando la semilla parece dormir en el silencio oscuro de la tierra; cuando el cansancio nos agobia; cuando, ante la indiferencia, nos sentimos con las manos vacías; ¡qué bueno es recordar que Dios está de nuestra parte! La luz brilla siempre en las tinieblas y las vence. La sociedad en la que vivimos puede parecerse, en parte, a un escenario oscuro y pródigo en confusiones. Pero Dios no sólo está atento. Está presente y obrante. La luz inspiradora de los catequistas de ayer nos impulsa a ser testigos de la luz, testigos de Dios en el mundo.

 

21 de agosto 2014 San Pío X, Patrono de los catequistas

 

1. Guardini, Romano. “Cartas de autoformación”. Ed. Librería Emmanuel. 1983. Pág. 113.
2. Cfr. EG 121
3. Cfr. EG 121
4. Cfr. EG 121

 

SENAC: UN SEMINARIO Y SUS RESONANCIAS

Virginia Bonard | Noticelam

 

Entrevista con el padre José Luis "Cote" Quijano, director de ISCA, Instituto Superior de Catequesis Argentino: "El nuevo lugar que la catequesis debe ocupar en la pastoral urbana fue una de las primeras cuestiones a reconocer y debatir".

 

 

1. ¿Qué se propone el ISCA con los Seminarios Nacionales de Catequesis?

Del 16 al 18 de agosto de 2014 se realizó en San Miguel, Buenos Aires, Argentina, el III Seminario Nacional de Catequesis, espacio que se ha creado para atender al propósito de pensar la catequesis. Los catequetas han constituido el SENAC como ámbito donde se reúnen a pensar, crear y construir nuevos horizontes y nuevos procesos. La riqueza de las regiones y el diagnóstico y aporte de los expertos permiten construir procesos de discernimiento. Este espacio, poco a poco, se ha constituido como un lugar único y privilegiado, con una identidad propia, donde muchos se miran y también esperan sus resultados, donde los que participan activamente se enriquecen y se nutren con otros especialistas, donde el Espíritu Santo derrama sus dones en abundancia.

 

http://www.isca.org.ar/senac2014/seminario-virtual.php

 

 

2. ¿Qué cuestiones específicas aportó el elenco de expertos de distintas procedencias?

Expositores y participantes trajeron la diversidad del pensamiento de sus lugares de procedencia. Esto otorgó al SENAC una particular riqueza y es consecuencia de las relaciones que el Instituto Superior de Catequesis Argentino mantiene con distintas asociaciones latinoamericanas y europeas de catequetas y también con diversas universidades, por ejemplo, la Universidad  Cardenal Raúl Silva Henríquez de Chile, donde es docente e investigador el Hno. Enrique García Ahumada y con el Boston College, una universidad jesuita de Estados Unidos en la que el Dr. Ospino Hosffman se desempeña como profesor de Teología Pastoral y Catequética.


La noción de la catequesis como herramienta transformadora fue el eje de reflexión de los dos días y medio del Seminario. El nuevo lugar que la catequesis debe ocupar en la pastoral urbana fue una de las primeras cuestiones a reconocer y debatir. Es la primera vez que se intenta reconocer esta cuestión desde la mirada catequística. “La Iglesia debe revisar ese cierto hábito pastoril y eclesiológico de un único mensaje para todos. El cristianismo es, realmente, distinto para cada hombre y para cada mujer” _ manifestó el P. Jorge Eduardo Scheinig.


El Hno. Enrique García Ahumada -uno de los creadores de la catequesis familiar- invitó a una “catequesis social incisiva”. La catequesis tiene mucho que decir, hacer y provocar en este contexto y siguiendo la línea de Evangelii gaudium, la exhortación del Papa Francisco.
El Dr. Hosffman nos invitó a hacernos tres preguntas en relación con la ministerialidad del catequista: ¿es posible hablar del catequista como ministro?, ¿deseamos plantearnos la ministerialidad del catequista? y ¿necesitamos en nuestra Iglesia catequistas que sean ministros? A continuación nos animó a dar un sí rotundo, con gozo y entusiasmo a estos tres interrogantes, desde la perspectiva del servicio laical y de una teología ministerial que parta de la vocación bautismal.


El P. André Fossion afirmó que la salvación de Dios empieza y se produce dondequiera que la gente de toda raza, lengua, nación, cultura o religión vive en el espíritu de las bienaventuranzas. Es por ello que,  como lo destaca el Papa Francisco, en la exhortación apostólica Evangelii Gaudium, hay frutos de salvación en todas culturas, en todas religiones, así como en el humanismo ateo.  La proclamación del Evangelio es un acto de caridad que se inserta en la salvación ya en marcha  para revelarla, para una comunión nueva y para una alegría aumentada. Así de provocativas y reflexivas fueron algunas de las expresiones que se dijeron durante el tercer Seminario Nacional de Catequesis del ISCA, un lugar de pensamiento consolidado en nuestra Iglesia.

 

 

3. Pasado el Seminario, ¿cuáles son los conceptos que más resuenan en tu análisis?

A lo largo del III SENAC se profundizó lo reflexionado en el último Sínodo sobre la Nueva Evangelización, poniendo especial atención al lugar que ocupa la catequesis y la formación de los catequistas. Para ello, se planteó el estudio a partir del ‘catequista – la catequesis – el kerigma’ a la luz de la Evangelii gaudium. La propuesta consistió en desentrañar la mutua relación de los términos de este trinomio, focalizando la reflexión en la persona del catequista y en su formación.


Como contexto significativo para este trinomio: la pastoral urbana. La catequesis, en la Argentina, se planteó la importancia y las modalidades del kerigma urbano desde esta lógica: una pastoral de nacimiento o engendramiento para el primer anuncio y una pastoral de crecimiento y acompañamiento para la catequesis, llamada a ser misionera y mistagógica, según expresa Francisco en la Evangelii gaudium.


El Seminario nos invitó a dar un giro copernicano. Durante mucho tiempo, estuvimos habituados a partir de un texto (catecismo) para transmitirlo (catequesis), incluso sin tener demasiado en cuenta a la persona que realizaba esa acción (catequista). En cuanto al sujeto, hablábamos de “destinatario” reduciéndolo a un rol pasivo de recepción. El SENAC nos ayudó a pensar en el acto y en el proceso catequístico configurándolos como verdaderos acontecimientos en los que se vinculan distintas personas: catecúmenos, catequizandos y la comunidad catequizadora, todos interactuando con el horizonte de la comunión en Jesús. Pensamos, de este modo, en una catequesis centrada en la persona, como lugar teológico de encuentro con Dios.

 

 

4. ¿Cuánto le afecta, en su fe, al hombre contemporáneo su vinculación con la tecnología, con la urbe y con las periferias?

Una iglesia, quizás adormecida, se vio impulsada a no quedarse sino a salir de la seguridad de sus templos. Pero el salir significa accidentarse, significa hacer lío, pero también significa tener cuidado de no perder el camino.


La catequesis siempre fue y es proceso, trayecto, puente organizado y sistemático, plan que nos ayuda y anima a andar en este camino que da sentido a la vida. Y es aquí, donde la catequesis tiene en este nuevo escenario de salida a las periferias, a las trincheras del mundo social, económico, político y espiritual, una palabra. Porque la catequesis, que se mantenía alrededor del templo, hoy está llamada a construir nuevos templos en las calles de este nuevo escenario. La catequesis tiene la capacidad de ser la brújula de esta salida
Hoy la catequesis encuentra nuevos nidos donde albergar sus procesos. La necesidad de Dios en las trincheras del mundo es grande. En este nuevo escenario, el lugar teológico es el hombre; por eso mismo, la necesidad de construir estos nuevos procesos en estos nuevos hombres. La catequesis por su desarrollo histórico, por su riqueza humana, por su centralidad de la Palabra como fuente de la Revelación, se reconoce como brújula para estos nuevos horizontes.

 

5. ¿Hubo espacio para compartir experiencias pastorales?

Las experiencias y el saber pastoral que, de ellas, se deriva tuvieron en el III SENAC diversos espacios: los foros que, durante los pre – seminarios, dieron lugar a lúcidas intervenciones de los participantes en relación con el kerigma urbano, la espiritualidad del catequista y su formación como discípulo misionero; los aportes de los trabajos previos que abordaron estas mismas temáticas; la noche de intercambio de experiencias y los no menos importantes espacios informales: las ricas conversaciones en las galerías, camino a la sala de conferencias.

 

 

6. El papa Francisco atraviesa con su entrega global todas las pastorales. ¿Qué hubo de él en el Seminario?

Desde el título del Seminario, la presencia de Francisco “abrazó” todo el SENAC. La Evangelii gaudium fue la fuente en la cual participantes y expositores bebieron para pensar en una catequesis capaz de ayudar a construir la identidad cristiana en un mundo plural, no como  mera construcción de conocimientos sino, además, como un modelo de diálogo y búsqueda, inspirada en la pedagogía de iniciación. Las fronteras entre la Iglesia y los no creyentes son cada vez más móviles y este hecho exige  disponibilidad para el diálogo. El proceso de la catequesis es siempre un proceso de acogida y de aceptación de la diversidad cultural y social, y también del sentir y  vivir diversamente la búsqueda de la fe.


Muchas veces en nuestras prácticas pastorales nos referimos a ellos y a  nosotros, a la gente y a nosotros, a los que vienen y a los que no vienen, a los convertidos y a los que necesitan conversión, olvidando que estos “opuestos” conviven en la misma  persona en épocas diferentes de su vida, o dicho de otra manera, en las distintas “edades de su fe”.

 

7. ¿Habrá conclusiones finales?

 Las conclusiones finales comenzaron a elaborarse durante el Seminario y se continúa trabajando, de modo colabrativo, en la etapa de post – SENAC. El trabajo colaborativo alcanza el carácter de principio. En la construcción de nuestro pensamiento ninguno de nosotros busca ser protagonista, sino simplemente aportar a la mesa común. En esta mesa todos podemos poner lo mejor de nosotros mismos y, al mismo tiempo,  todos podemos servirnos de lo que otros han ofrecido. Los documentos colaborativos que enlazan un SENAC con el siguiente inspiran la redacción de otros documentos en la región.

 

8. ¿Cuáles son los horizontes de la catequesis que vislumbra el ISCA?

Entre los dones que trae el futuro eclesial, hay que imaginar la alegre existencia de distintos modos de ser Iglesia y advertir la necesidad de dialogar. En cuanto a la catequesis que viene, imagino que por la misma desestructuración institucional y cultural, la catequesis va a ser más ocasional. Tendrá que ser más personalizada y diversificar los itinerarios porque hoy hasta el fenómeno de la multiculturalidad se reconoce también en los contextos rurales. La diversidad plantea una exigencia de atención a muchas singularidades y representa  un verdadero desafío, pero la catequesis del futuro debe  vencer la trampa de una supuesta homogeneidad.

 

La catequesis debe ser liberadora: el encuentro con Cristo mejora la vida. La catequesis debe poder mostrar que el Evangelio es una promesa de vida buena,  vida en Cristo: “vida feliz, vida digna y plena”, como surge del Documento de Aparecida.

 

 

9. Más allá del SENAC, ¿cuáles son las perspectivas?

En una reciente comunicación con el P. André Fossion, que participó en el III SENAC a través del recurso de la video - conferencia, él nos decía: “El ISCA se ha vuelto en el centro catequético que me parece el más dinámico no solo en Argentina sino también en América Latina.  Me parece interesante el modo de comunicar por video-conferencia y streaming. El ISCA está en la perspectiva de las nuevas técnicas de comunicación.”


La formación virtual, en sintonía con todo el proyecto ISCA, tiene en el SENAC un lugar privilegiado. Esto pasó de ser una debilidad a ser una exigencia. Ante una Iglesia “física” que, muchas veces, recurre a la retaguardia y al cierre de espacios y proyectos, la virtualidad se convierte en una alternativa para la evangelización. Por eso, el SENAC tiene dos modalidades de participación: presencial y virtual. Gracias al uso de las nuevas tecnologías, las voces del Seminario provinieron desde distintos lugares del mundo.

 

 

10. El “ISCA” ha sabido asumir  la novedad de las tecnologías 

Sí, y  las ha  convertido en instrumentos eficaces para la formación de catequistas porque en la comunidad  virtual también es posible la evangelización. El espacio virtual se extiende a lo largo y a lo ancho de una distancia inabarcable, pero, paradójicamente, en ese espacio de inusitada grandeza, se hace cercano lo distante. Como en la inmensidad del mar, que parece estar hecho para las distancias y las despedidas y, sin embargo, provoca reencuentros y regresos. Del mismo modo el espacio virtual genera cercanía y comunión.

 

 

UNA VUELTA AL SENAC EN 25 IDEAS
La Pastoral Urbana
https://www.youtube.com/watch?v=i8ftLyH0h4g

 

Pbro. Lic. Jorge Eduardo Scheinig

 

1. La exhortación del Papa Francisco Evangelii Gaudium 49 es oportuna en esto: habla de cercanía y proximidad; es la evangelización que se nos está promoviendo. En el número 73, se habla de nuevas culturas en las que el cristiano ya no puede ser el promotor o generador de sentido. Se acabó la cristiandad, el tiempo de ella como promotora de la cultura. La Iglesia ya no está en la avanzada cultural. Tenemos que situarnos de una manera nueva. Pensarnos sin necesidad de nostalgia en el pasado. Desgraciadamente, tenemos hábitos de pensamiento que no pertenecen solo a un grupo de nostálgicos del pasado. Estamos demasiado anclados en un tiempo que ya fue.

 

2. La ciudad es una gran productora de sentidos. La ciudad apoya a los que lo buscan para su cuerpo, o para lo intelectual. Ese apoyo los ayuda a ordenar su caos. 


3. En cada persona que habita la ciudad, muy estimulada por no pocos factores, hay deseos, apetencias, anhelos y una sed genuina que debemos saber detectar y reconocer. Al mismo tiempo, hay experiencias sentidas de fragilidad, de vulnerabilidad y de pobreza existencial. Frente al dolor, el sufrimiento,  la frustración, el fracaso y la muerte se agudizan las preguntas existenciales. Todos éstos, los gozos y las esperanzas, las fatigas y la desilusión, son los lugares propios para la proclamación del Kerigma.

 

4. La ciudad aparece en la vida de los ciudadanos ofreciendo múltiples propuestas y respuestas y no por arte de magia sino con intencionalidad e interés. Algunas de ellas, ayudan a un sano proceso de cuidado de la vida y dignificación de las personas y con esas invitaciones tenemos muchas posibilidades de acordar y caminar juntos.

 

5. Decimos “este es el cristianismo” y se lo quitamos al pueblo. Es un cierto hábito pastoril y eclesiológico que tenemos. Pero el cristianismo es algo para cada hombre y para cada mujer. Es un tema desafiante: habitar las experiencias antropológicas fundamentales, despertando en ellas significados nuevos, significados cristianos. Es vitalmente necesario actualizar el mensaje y contenido  del kerigma como así también adecuar las palabras que lo transmite.

 

6. Aquí conviene estimular nuestra creatividad pastoral y decidirnos a generar propuestas concretas. Mucho y variado ya se viene haciendo: generación de imágenes en carteles y  afiches callejeros, iconografías en lugares públicos, emitas de la Virgen y de Santos, peregrinaciones, bendiciones en lugares de alta concentración de personas, la carpa misionera, etc. Y también hay experiencias valiosas en el mundo cibernético y de la web. Ha resultado significativa la valoración de lo simbólico y de los símbolos concretos para su transmisión, prevaleciendo “el testimonio” personal y eclesial, como una clara síntesis entre palabra y símbolo. Cada cristiano y cada comunidad, se convierten en palabra viva del Viviente.

 

 

 

Evolución histórica del concepto de catequesis
http://www.isca.org.ar/senac2014/material/exposicion-senac3-ahumada.pdf


Hno. Enrique García Ahumada

7. Iba a terminar mis estudios catequéticos en Europa en junio de 1974; quise volverme antes a mi país, Chile. Pinochet ya empezaba a torturar y matar. En poco tiempo formamos una catequesis social. En 1978 Pinochet quería eternizarse en el poder, ya lo que quería no era ordenar y volver a la democracia. Hicimos un programa de Catequesis Social. Se hablaba de sistemas económicos y políticos con la doctrina social de la Iglesia: como puede reaccionar el cristiano ante una sociedad capitalista, socialista, militarista. No conozco otro país que haya hecho eso. En Chile se hizo un plebiscito en 1990 que votó por un nuevo gobierno democrático: no digo que la catequesis social provocó el cambio, pero si ayudó. Catequesis social incisiva lo llamamos. Ya es hora de que la hagan otros, porque hoy hay otras situaciones que la requieren.


8. Las historias de la catequesis extrañamente omiten a Jesucristo y comienzan con sus sucesores. Ciertamente el estudio de la catequesis de Jesucristo es complejo.  La omisión de este capítulo fundamental en teología catequética suprime la posibilidad de tomar como modelo para los catequistas a Jesucristo, con las debidas distancias de su persona divina, y de referirse a Él en esta función como criterio para evaluar y perfeccionar en lo sucesivo a estos servidores del reino de Dios en la Iglesia.

 

9. Adentrarse en Dios es alegría completa. El que está con Jesús puede transmitir esa alegría a otros la comunión mutua con Jesús, que se prolonga hasta la vida eterna. Su comunión es con Dios, con Jesús y los unidos a Jesús para la salvación del mundo.

 

10. Tenemos que superar el fundamentalismo literalista. En Chile la mayoría de los catequistas son fundamentalistas: no saben interpretar. Hay que diferenciar Biblia de Palabra de Dios. No toda la Biblia es Palabra de Dios. Eso está en Dei Verbum, hay que releerla.

 

11. Catequesis en Aparecida es sinónimo de iniciación cristiana, entendida como iniciación a la vida cristiana, no sólo ritual, obviamente incompleta porque no encamina a la vida nueva en Cristo. Contenido formativo del saber hacer, que orienta al discípulo misionero a la liturgia principalmente eucarística (DA 191; 251-252) y penitencial (DA 254), y desciende a sugerencias metodológicas, tales como tomar como punto de partida educativo la piedad popular (DA 262), especialmente la piedad popular mariana (DP 290; 300); adecuar el lenguaje, las estructuras, las prácticas pastorales, los horarios (DA 518); integrar en los programas el conocimiento, el sentimiento y el comportamiento (DA 518); favorecer el empleo del arte en la catequesis, con la excelencia técnica y profesional requeridas (DA 499; 518 l); recurrir a los medios de comunicación contemporáneos (DI 3m; DA 485a; 489); estudiar y considerar las pedagogías adecuadas y atrayentes para la educación de la fe (DA 441f; DA 446d); dedicar tiempo amable y constructivo a los pobres (DA 397); visitar con afecto a los enfermos, encaminándolos a los sacramentos (DA 420).

 

 

 

La evangelización hoy
http://www.isca.org.ar/senac2014/material/exposicion-senac3-fossion.pdf

 

Hno. André Fossion s.j.

 

12. Nuestro mundo ha conocido una doble secularización. La primera es la secularización de la vida pública. Esta secularización de la vida pública ha comenzado, de modo decisivo, desde finales del s. XVIII con la revolución democrática, la afirmación de los derechos del hombre, el desarrollo de las ciencias y la autonomía de la razón filosófica.

 

13. En esta nueva sociedad salida de la modernidad, la religión ya no juega, como lo hacía en el antiguo régimen, un papel de fundamentación de la vida. La sociedad moderna se emancipó de la tutela religiosa y clerical. Sin embargo, la religión no desapareció sino que fue entregada al libre asentimiento del individuo en un universo que se había convertido en pluralista.

 

14. Pero hoy asistimos a una segunda fase de la secularización: ya no es sólo la de la vida pública, sino la de la misma vida privada. Son los mismos individuos los que hoy se alejan de las formas heredadas del cristianismo. Hoy asistimos, efectivamente, a un distanciamiento masivo de los individuos respecto al cristianismo institucional. Los síntomas de la crisis son evidentes.

 

15. Las resistencias frente a la fe cristiana son múltiples. Yo suelo identificar cinco: Dios indecidible, Dios increíble, Dios insoportable, Dios indescifrable, Dios inclasificable. Estas cinco resistencias constituyen, poco o mucho, lo que se transmite en herencia a las generaciones jóvenes. Constituyen, también para nosotros mismos, todo lo que tienen que atravesar y superar para poder acceder a la fe de modo maduro y personal.

 

16. Lo que emerge de este contexto es, bajo muevas formas, el retorno a las sabidurías paganas sin relación a una verdad trascendente. Estas sabidurías tienen como objetivo práctico la vida buena tanto individual como colectiva, sin otro horizonte que el de la vida presente. Estas sabidurías presentan un equilibrio sutil entre estoicismo, epicureísmo y panteísmo. Estoicismo porque no hay nada más allá que esperar y hay que atenerse tan sólo a la muerte y a los límites del mundo, que es el nuestro. Epicureísmo porque, dentro de estos límites, aceptados, existe sin embargo un camino de felicidad que consiste en llevar en la medida de lo posible una vida feliz y placentera tanto para uno mismo como para los demás y para la sociedad. Y panteísmo, finalmente, en el sentido de que no hay otro mundo, ni más allá, ni alteridad que lo trascienda, que hable, llame o pueda revelarse. El mundo, la naturaleza es la única realidad que nos ha sido dada.

 

17. La salvación comienza cuando las bienaventuranzas son practicadas o, incluso, deseadas. La salvación de Dios empieza y se produce dondequiera que la gente de toda raza, lengua, nación, cultura o religión vive en el espíritu de las bienaventuranzas. Éstas, de hecho, no están reservadas para los cristianos. El reino de los cielos, de hecho, pertenece a todos aquellos que son “los pobres de espíritu, los mansos, los misericordiosos, los que tienen hambre y sed de justicia, los que trabajan por la paz, porque de ellos es el Reino de los cielos”. La práctica de las bienaventuranzas, o, incluso, el deseo de practicarlas o el deseo del deseo de practicarlas son suficientes para que la salvación tome forma.

 

18. En resumen, la pertenencia a la fe cristiana no es la manera única y obligada para ser engendrado en la vida de Dios. De hecho, la salvación está ya presente en la humanidad cuando las bienaventuranzas son practicadas o incluso deseadas. Es por ello que, como lo destaca el Papa Francisco, en la exhortación apostólica Evangelii Nuntiandi, §80.

 

19. Una comunidad que vive las bienaventuranzas y predica el evangelio también debe organizarse para dar la bienvenida a los nuevos creyentes y darles a conocer la vida cristiana. "No se nace cristiano, se hace”, ya lo decía Tertuliano. Esto es cierto, ahora más que nunca. Creer en Jesucristo, en efecto, y sobre todo en la cultura secularizada actual, nunca es un acto espontáneo ni obvio. La fe es un trabajo, un parto, un camino que puede ser lento y difícil entre credulidad e incredulidad. Por eso, la necesidad de un apoyo fraterno de los que quieren llegar a ser discípulos de Cristo en la comunidad cristiana.

 

20. La función del catecumenado ofrece un camino iniciático a la fe y a la vida cristiana. Esta pedagogía iniciática tiene al menos cuatro características:

 

• En primer lugar, un tejido comunitario fraterno. Ésta es la primera característica de una pedagogía iniciática. Cuando una persona quiere volverse en cristiano, lo primero que hay que hacer no es explicarle las cosas de la fe, sino abrirle un espacio de fraternidad que pueda acompañarle en su camino.
• La segunda característica de un recorrido iniciático es que abre un espacio de aprendizaje de la fe a través de un compartir especialmente en torno a los Evangelios o también al Credo. El compartir fraterno va edificando así, poco a poco, una inteligencia de la fe que la hace comprensible, plausible y deseable.
• La tercera característica de una pedagogía iniciática consiste en que ofrece experiencias a vivir. Las experiencias hacen reflexionar y son la ocasión o el punto de partida del aprendizaje; “dan que pensar”. Estas experiencias pueden ser de varios tipos: experiencia de la vida comunitaria, experiencia de celebración o de oración, experiencia de compromiso por la justicia, etc. La pedagogía initiatica es la pedagogía evangélica del “Venid y lo veréis” (Jn 1,39).
• La cuarta característica de una pedagogía iniciática es que ofrece pasos para ir. El proceso iniciático es jalonado por etapas, marcadas ritualmente, que se atraviesan libremente, cada cual a su ritmo, cuando el deseo ha madurado. En el itinerario catecumenal, las etapas son la entrada en el catecumenado, la llamada decisiva por el obispo, los escrutinios, la entrega del Símbolo, los sacramentos de iniciación y, para terminar el camino iniciático, el neófito.

 

Lo importante es que las etapas y su sentido estén claramente definidos y conocidos desde el comienzo, para que el modo de recorrerlas pueda variar según el libre caminar de las personas.

 

 

 

La catequesis como ministerio
https://www.youtube.com/watch?v=WvXpycVEHrE&feature=youtu.be


Hosffman Ospino

 

21. Los catequistas son testigos directos, evangelizadores insustituibles. Necesitamos darles una mayor estabilidad, visibilidad ministerial y formación. Configurar para el catequista un ministerio estable e instituido.

 

22. La catequesis es un ministerio. Es parte de la vida y la misión de la iglesia. Por medio de ella la iglesia trasmite lo que significa ser discípulo de Cristo. Construye la iglesia. Transmitir la fe. Hacer eco a la fe.

 

23. La catequesis es un ministerio al servicio de la Iglesia, y es parte del ministerio de la Palabra. Es parte de esa pasión que tiene la iglesia por anunciar el Evangelio. De ese gozo.Principio del formulario.

 

24. Ministerialidad del catequista: no se trata de un orden nuevo con una nueva jerarquía. Se trata de una nueva forma de definir el servicio. Todo lo compartimos por razón de nuestro bautismo. Todo ministerios de iglesia y apunta a cumplir su misión. No existe misterio del ordenado y del que no.

 

25. Como cualquier otro ministerio, necesita ser autorizado por jerarquía. No podemos autodenominarnos ministros. Esta autorización que recibe el catequista, es una delegación por parte del obispo. En Estados Unidos se hacen ritos en los que la persona reconocida como catequista. No es una ordenación, es un reconocimiento público en un contexto.

NOTICIAS
EN MEMORIA DE JUAN CARLOS PISANO

EN MEMORIA DE JUAN CARLOS PISANO

No queremos hablar de la ausencia, sino de la presencia. Juan Carlos la tenía y llenaba los salones y los escenarios en los que entraba con ese corpachón alto y esa media sonrisa estampada en la boca. Entraba y era un huracán: traía ideas, proponía proyectos, compartía chistes, provocaba, incitaba, aplaudía. Pero, además, hacía. Y mucho.

La nota de AICA publicada al otro día de su muerte -el lunes 8 de setiembre, después de una erisipela que lo maltrataba, lo chuceaba y lo debilitaba, pero no lo doblegaba- habla del “catequista, comunicador e ilusionista Juan Carlos Pisano”. Es difícil de explicarlo en una sola frase; Juan Carlos era varias personas en una sola.

Fue un editor de ideas brillantes: llenó de vida la tradicional Hoja del Domingo, creó su hermana menor La Hojita, inventó el periódico Diálogo. Compuso innumerables libros: “Y por casa, ¿cómo andamos?”; “Comunicarse más y mejor”; la Colección Bienaventuranzas; la Colección Padre nuestro; “Cuentos rápidos para leer despacio”; “Cuentos rápidos para trabajar con valores” y esta lista es incompleta. Su esposa y colaboradora, María Inés Casalá, la acompañó en muchas de sus iniciativas.

Era un amigo del ISCA. Pasó por esta vida haciendo el bien. Agradecemos a Cristo que nuestros caminos se cruzaran. Pedimos una oración por él y por su familia.

ENADIR 2014

ENADIR 2014
Entre el viernes 26 y el domingo 28 de septiembre se realiza el ENADIR2014, el Encuentro Nacional de Directores de Catequesis http://www.catequesiscea.org.ar/descargas/ENaDir_2014.pdf . Los directores de juntas catequísticas de toda la Argentina van a encontrarse en Córdoba, en la casa San Francisco de Arredondo, reunidos por el lema CATEQUISTAS, ALEGRES SERVIDORES, PARA LA NUEVA EVANGELIZACIÓN.  El espacio principal está reservado a “La alegría de la Evangelización” y “Los ECOS del III CCN y la Evangelii Gaudium”, con una exposición a cargo de Mons. Enrique Eguía Seguí, Obispo auxiliar de Buenos Aires. También habrá talleres a cargo de especialistas. Como todos los años, el ENADIR intenta ser una caja de resonancia de la catequesis argentina. Puede verse el videoclip de presentación en este enlace: http://youtu.be/SzyDOBKtwp8

LA REVISTA DEL SENAC

LA REVISTA DEL SENAC
Desde unos días antes del SENAC puede encontrarse la revista del seminario, con artículos especialmente escritos por sus expositores para conocer las problemáticas de la Pastoral Urbana, el kerigma en América Latina y la evangelización. Los artículos están redactados por especialistas como Jorge Eduardo Scheinig . André Fossion y el Hno. Enrique García Ahumada. Podemos acceder en forma gratuita a esta revista en las principales librerías religiosas, o bajarse online desde http://issuu.com/synapsis/docs/revista-iii-_senac/3?e=1105286/9004671

LOS LIBROS DEL ISCA: UN CURSO PARA AGENTES MULTIPLICADORES

LOS LIBROS DEL ISCA: UN CURSO PARA AGENTES MULTIPLICADORES
http://www.catequesisnacional.org.ar/libros.php

“Aprovechen las redes, guarden lo valioso en papel” sugería el pensador italiano Umberto Eco. La edición de los nuevos libros del ISCA que editamos junto a PPC -“El catequista miembro de la comunidad”; “El catequista habitado por Cristo” Y “El catequista compañero de camino”- y tuvimos la alegría de presentar en el último SENAC son la expresión de nuestro deseo de recopilar y difundir nuestro curso online para agentes multiplicadores. Pueden encontrarlos en las principales librerías religiosas del país y obtener más información en nuestro sitio web: http://www.isca.org.ar/libros.php

TODAS LAS EXPOSICIONES DEL SENAC EN UNA SOLA PUBLICACIÓN

TODAS LAS EXPOSICIONES DEL SENAC EN UNA SOLA PUBLICACIÓN
La contratapa de la publicación de editorial PPC, dice sugestivamente animando al lector:

“Aunque el tema de la crisis de la transmisión de la fe afecta de un modo global la praxis de toda la Iglesia, constatamos este hecho desde las realidades pastorales que conciernen más directamente a la catequesis y a los procesos de iniciación. Hoy es habitual escuchar decir a catequistas y a catequetas que la catequesis atraviesa, como la misma transmisión de la fe, una crisis profunda y que es necesario encontrar, por consiguiente, un nuevo paradigma catequético. ¿Cómo iniciar y educar en la fe a las futuras generaciones?

Un grupo de expertos provenientes de Chile, Uruguay, Estados Unidos y Europa se reunió en Buenos Aires en un Seminario de estudio, entre ellos, el Hno. Enrique García Ahumada, de Chile; el P. André Fossion, de Bélgica; el Dr. Ospino Hosffman, de Estados Unidos y el P. Jorge Eduardo Scheinig de Argentina. Expositores y participantes trajeron la diversidad del pensamiento de sus lugares de procedencia. La riqueza de las regiones y el diagnóstico y aporte de los expertos permitieron construir procesos de discernimiento.

Se profundizó lo reflexionado en el último Sínodo sobre la Nueva Evangelización, poniendo especial atención al lugar que ocupa la catequesis y la formación de los catequistas. Para ello, se planteó el estudio a partir del catequista – la catequesis – el kerigma a la luz de la Evangelii gaudium. La propuesta consistió en desentrañar la mutua relación de los términos de este trinomio, focalizando la reflexión en la persona del catequista y en su formación.

Como contexto significativo: la pastoral urbana.  Un nuevo escenario de salida a las periferias y a las trincheras del mundo social, económico, político y espiritual. La catequesis, que se mantenía alrededor del templo, hoy está llamada a construir nuevos templos en las calles de este nuevo escenario. Ella tiene la capacidad de ser la brújula de esta salida. La catequesis, en la Argentina, se planteó la importancia y las modalidades del kerigma urbano desde esta lógica: una pastoral de nacimiento o engendramiento para el primer anuncio y una pastoral de crecimiento y acompañamiento para la catequesis, llamada a ser misionera y mistagógica, según expresa Francisco en la Evangelii gaudium.

Quedó constituido un foro permanente que, con la asistencia de las nuevas tecnologías, construye un trabajo colaborativo que continúa la investigación del Seminario”.

Pbro. José Luis Quijano
rector@isca.org.ar

III CONGRESO INTERNACIONAL DE CATECUMENADO DE JULIO DE 2014 EN CHILE

III CONGRESO INTERNACIONAL DE CATECUMENADO DE JULIO DE 2014 EN CHILE
La Iniciación Cristiana en el cambio de época. Ya se publicaron todas las conferencias traducidas al español.
http://www.congresodelcatecumenado.cl/

REUNIÓN CONJUNTA ENTRE EL PCNE Y EL CELAM

REUNIÓN CONJUNTA ENTRE EL PCNE Y EL CELAM
Pontificio Consejo para la promoción de la Nueva Evangelización y el Departamento de Catequesis del Celam realizarán en Puebla de los Ángeles, México, los días 10, 11 y 12 de diciembre el encuentro para Zona Centro América y el Caribe sobre: Algunas cuestiones sobre la praxis catequística. En su participación el ISCA, junto con los expertos de Scala, llevarán las aproximaciones logradas en el texto (en elaboración) sobre las orientaciones para la catequesis en América Latina.

CORREO DE LECTORES
 

Testimonio: EL SENAC Y SUS ESCALERAS

Llegamos con el entusiasmo que siempre me despierta el SENAC, este iba a ser mi tercero, es lindo acompañar a la criatura desde su nacimiento pensaba en el viaje...
Entramos, y me recibieron unas blancas y majestuosas escaleras, de esas que te hacen sentir pequeño pero que te invitan a subirlas, miré mis valijas y el ascensor... y lo dejé para otro momento. Estábamos en el mismo piso del salón “Hurtado”, pasé delante de ellas, “qué bellas!” pensé, pero me esperaban las presentaciones, adhesiones, el saludo de Cote y casi sin dar tregua el Padre Jorge nos hizo vibrar al ritmo de la ciudad con su pastoral urbana, imágenes y exposición movida y entusiasmante. Mucho para pensar, ciudades que descubrir, “biculturalidad”, “triculturalidad”, guau!. El almuerzo se avecina, qué bueno, por supuesto hubo un tentempié, pero tengo hambre, voy con el malón temo perderme... las escaleras... son obras de arte, hay que descubrirlas!

Terminado el almuerzo seguro en la siesta podré hacer mi expedición pensaba, ¡qué ilusa! ¡Juanma se descolgó con que sólo tendríamos 15’!, corrí busqué la cámara y empecé a fotografiarlas. En verdad todo el Máximo es digno de ser fotografiado pero las escaleras...
Los talleres, los trabajos por comisiones mataron toda poesía en mí. Estaba despierta desde las cuatro y planché después de la cena.

Desayuno temprano y otra invitación de Juanma, tenemos una visita y vamos a recibirla, bueno, ¡era María que venía a caminar con nosotros! ¿Y a dónde nos llevó? Sí a las escaleras! Yo estaba feliz, rezaba y admiraba, subía y bajaba por escaleras aún no recorridas... eso era el paraíso. Me lo prometí, haré una redacción de mis emociones y experiencias con las escaleras, esto vale la pena. A partir de allí las vi como compañeras, subía pensando en todas las cualidades de Jesús, bajaba cantando: “la Virgen María guardaba estas cosas en su corazón...”, gracias Hno. Enrique; subía ideando proyectos para formar la conciencia de nuestros críos, como nos enseñó Santi y bajaba sonriendo sintiéndome “ministro de la catequesis”; subía con el eco del acento de la voz de André y bajaba riendo para ponernos cerca de los pescados para la foto grupal.

“Si lo pasamos tan bien sacándonos fotos tal vez para el próximo debiéramos suspender los talleres de la tarde y dedicarnos a esto” adivinen quien lo dijo, si, el mismísimo Cote y en pleno poder de sus facultades!

Y sí así como subimos y bajamos por esas decoradas, trabajadas y bellas escaleras, lo hicimos con nuestra inteligencia, nuestras emociones, nuestros proyectos. Hemos desentrañado, desmarañado, redactado compartido y soñado juntos.

Siempre en ejercicio, las escaleras me invitaron a no quedarme en una simple contemplación admirativa sino a subirlas y a bajarlas, como en la vida, como lo que nos propone Cote “protagonistas, no meros espectadores”.

Por María Isabel Carozzo

PD: Sé que a Cote le hubiera gustado una mirada más ceñuda de estos días, seguro que habrá quien lo haga, esta es la mía, marmórea y visceral.

 

Muchas gracias por su carta de agradecimiento por mi participación al III SENAC. El placer y el honor fueron para mí. Muchas gracias por la invitación.  Gracias a su aporte y tus iniciativas, el ISCA se ha vuelto en el centro catequético que me parece el más dinámico no solo en Argentina sino también en América latina.  Congratulaciones!
Me parece interesante el modo de comunicar por video-conferencia y streaming. El ISCA es muy adelantado en las nuevas técnicas de comunicación.  ¡De nuevo congratulaciones!
Les deseo una buena continuación en su compromiso catequético y sus proyectos en el ISCA. Y también muchas felicidades en su vida.
Abrazos.

André Fossion

PS. Después del SENAC, el señor Ospino Hoffman de Boston - que hemos encontrado en Roma - me ha escrito para ver como compartir nuestras reflexiones y búsquedas.
 

Gracias por tu nota, Cote. El placer fue mío y algún día me encantará conocer más de lleno, y en persona, a quienes están involucrados en estas conversaciones tan importantes en Argentina. Un abrazo,

Hosffman Ospino

 

¡GRACIAS con mayúscula Cote por tanto y tan bueno...!!! Sin duda las resonancias forman parte del eco que fluye cada día por todo lo vivido y compartido en el SENAC... Espacio que nos convoca, nos nutre y nos envía a la misión renovados en el Espíritu que todo lo resignifica... Impecables los expositores, la organización y la riqueza comunitaria de todos los que participamos... Sin duda el Señor obra maravillas...
Un cálido abrazo para todos

Lili Anchart

 

¡Excelente trabajo de video, como excelente fue todo el SENAC!!!, con la presencia viva de una Iglesia que busca renovarse, ESTAR PRESENTE, y que deja entrar la fuerza y la luz del ESPÍRITU
MIL GRACIAS A TODOS Y TODAS 

Ma.Teresita Brunini

 

Me sentí muy cómodo, disfruté y aprendí mucho.

Un abrazo grande.

David Poli

 

¡Gracias Cote, gracias Ana, Andrea y todo el equipo del ISCA!!! ¡Para mi participar del ISCA y del SENAC es una posibilidad de pensar juntos, de discernimiento, de búsqueda común!!! ¡Desde el primer SENAC y los consecutivos y desde los cursos online del ISCA siempre he tenido la posibilidad de pensar mi practica catequística, de poner en palabras y escritos mi búsqueda y también de conocer y compartir la búsqueda de otros, y juntos la búsqueda de la Iglesia!!!
Las Palabras de Cote expresan mi sentir, me siento parte del SENAC!!! Gracias por el intenso trabajo de proponer y sostener este espacio, cuentan con los dones y talentos que el Señor me regalo para seguir adelante.
Gracias Cote por estas palabras!!!
Jesús los bendiga.
En Alianza de oración y servicio.

Juanma Romero

 

Gracias Ana, Padre Cote y todo el equipo del ISCA!
El espacio del SENAC me hizo mucho bien: escuchar, compartir, dialogar, pensar juntos me dejo muchas inquietudes y entusiasmo.
Seguimos en comunión y orando por la hermosa tarea que llevan adelante.

¡Un abrazo!

Ana Fabretti

 

Querida gente: que la experiencia del III Senac nos siga fortaleciendo en la tarea de anunciar el proyecto de Jesús a partir del testimonio y de formar parte y ser hacedores de comunidades abiertas para recibir y acompañar el camino de la vida. Un abrazo muy grande, Santi!!!

Lic. Santiago Hernán Peluffo

 

Un gran abrazo a todos los catequistas que se animan a ir haciendo camino en tiempos de aislamiento y de incertidumbre!
El Dios de la vida, no ha dado este don tan valioso: SER CATEQUISTAS, maestros, sembradores, testigos alegres de la verdad que es Jesús mismo.
Qué podamos unirnos en la Eucaristía para dar gracias porque somos comunidad y nuestra red crece!   MUY FELIZ DÍA PARA TODOS.

Lic. María Luisa Landgrebe
marluicate@hotmail.com
 

Con mucha emoción leí esta carta la cual me recordó mi paso por ese congreso en  Rosario en el año 1987, cuánta vida entregada por el Evangelio… Por suerte yo puedo contar esa vivencia porque estuve presente junto a cuatro catequistas más de mi comunidad: hoy una de ellas, hermana de la sagrada familia , otra hoy dirige el centro de formación catequístico, otra casada y formadora de un centro de formación, y yo y otra catequista viudas y formadoras también
Puedo decir gracias Señor por regalarnos la gracia de haber sido parte de esa tarea.
Gracias y hasta siempre.  

María Raquel Silva, Arquidiócesis de Mendoza
 
suscribir al comunicándonos
 

 

 

 
 
 
*********************************155

©2017 ISCA Instituto Superior de Catequesis Argentino.
Equipo ISCA | Venezuela 4145 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Tel. +54 (011) 4981-5384
Lunes y Miércoles de 10 a 12 hs. | Viernes de 16 a 18 hs.
Brindamos formación a distancia (cursos on line) a catequistas. Ofrecemos recursos catequéticos y espacios para compartir experiencias y continuar el desafío de una formación permanente. Cursos a distancia en línea - Cursos semi presenciales - Talleres en línea - Aula Abierta - Foro - Encuestas - Comunicándonos - Observatorio - Jornadas y Conferencias del ISCA - Javaiá - Publicaciones - Indice Temático - ISCA en Facebook - BLOG: Nosotros Catequistas - Libros ISCA - Documentos - Sitios recomendados - Biblioteca.