COMUNICANDONOS
Año 13 - Nº 157
Junio 2015

 

CONTINUAMOS CAMINANDO JUNTOS

Como muchos de ustedes saben, en el ISCA están cambiando varias cosas. Hay un nuevo Rector que es el P. Alejandro José Puiggari y a partir de su nombramiento en marzo 2015 estamos retomando el trabajo.  A los que están consultando por los cursos y las actividades de formación, les informamos que ya estamos preparando el lanzamiento de las actividades para el segundo semestre. Estamos actualizando y renovando el sitio. En breve, ofreceremos los nuevos cursos y de a poco iremos  restableceremos el contacto con todos. Le pedimos al Espíritu que nos acompañe para dar el mejor servicio a todos los catequistas.

 

 

Oh Espíritu Santo,
Amor del Padre, y del Hijo,
Inspírame siempre
lo que debo pensar,
lo que debo decir,
cómo debo decirlo,
lo que debo callar,
cómo debo actuar,
lo que debo hacer,
para gloria de Dios,
bien de las almas
y mi propia Santificación.

Espíritu Santo,
Dame agudeza para entender,
capacidad para retener,
método y facultad para aprender,
sutileza para interpretar,
gracia y eficacia para hablar.
Dame acierto al empezar
dirección al progresar
y perfección al acabar.
Amén.


(Cardenal Verdier)

 

El equipo del ISCA

comunicandonos@isca.org.ar

ENTRELAZANDO CAMINOS Y SUEÑOS

Conocer a Jesucristo por la fe es nuestro gozo; seguirlo es una gracia,

y trasmitir este tesoro a los demás es un encargo que el Señor,
 al llamarnos y elegirnos, nos ha confiado...”

(Documento de Aparecida 18)

 

 

Les confieso que este texto me ha cautivado desde la primera vez que lo leí. Algo que seguramente también ha acontecido en el corazón de cada catequista.


Por eso, creo no equivocarme si digo que allí radica nuestro ADN.


Y dejando que las palabras nos ayuden a ir entrelazando caminos y sueños, deseamos que el ISCA en esta nueva etapa siga ayudando a CONOCER. No algo sino a alguien… que lo reconocemos en la fe, al partir el pan, lo conocemos como Señor de nuestra historia, lo reconocemos como el “Emanuel”.  En El, tenemos gozo, encontramos paz; nuestra vida se hace Vida.


El ISCA es un instituto Superior de Catequesis pero es ante todo una comunidad de catequistas con vocación de SEGUIMIENTO. La historia del ISCA es rica en experiencias de caminos, búsquedas y acentuaciones para ser fiel a un Dios que se hizo pisada y huella para que el hombre no apague su vocación de peregrino. Por eso, dando gracias por lo mucho vivido, pedimos la gracia de no cortar la trama que recibimos como herencia,  como también  ser capaces de darle al ISCA la tonada que este mundo cambiante nos está pidiendo.


El ISCA, como toda la catequesis, se entiende en función de la TRASMISION. Trasmitir es mucho más que enseñar, que adoctrinar, que concientizar… Nos lleva a los orígenes de nuestra fe, al Acontecimiento que cambió la historia, al mandato que nos da identidad y pertenencia. Tesoro de gracia, pero que una  vez más se hace presente en recipientes de barro. Por eso, la desproporción de la tarea y de nuestros medios, nos pueden  llegar casi a abrumar, a paralizarnos, a “avinagrarnos”… ¡Dios no lo permita!


Que su Espíritu renueve nuestros corazones y nos ayude a hacer carne la invitación siempre actual del apóstol Pablo, que ha llevado a Francisco a proponerla como orientación fundamental de la Iglesia en estos tiempos de tantos cambios:  La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría...” (EG 1)

 

“Alégrense siempre en el Señor. Vuelvo a insistir, alégrense. Que la bondad de ustedes sea conocida por todos los hombres. El Señor está cerca.  No se angustien por nada, y en cualquier circunstancia, recurran a la oración y a la súplica, acompañadas de acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios.  Entonces la paz de Dios, que supera todo lo que podemos pensar, tomará bajo su cuidado los corazones y los pensamientos de ustedes en Cristo Jesús...”
Flp 4. 4-7

 

Pbro. Alejandro Jose Puiggari
rector@isca.org.ar

ESCUCHAR UN GRITO PARA UNA BUENA NOTICIA

Por Rinaldo Paganelli

 

 

…Anunciar el Evangelio de la caridad y la alegría de la Iglesia

El mundo y la Iglesia demandan caridad. Y quisiera concluir con la atención a la caridad. Es verdad que la caridad es la última palabra del Evangelio, la más creíble, la que habla de Dios sin error posible, porque Dios es amor. Pero también es verdad que el más grande acto de caridad es entregar el Evangelio. El amor al otro es el que empuja a testimoniar la fe, a hacerle conocer a Cristo, a hacerle descubrir la comunidad cristiana. Podrá amarse a todos en silencio, pero cuando se ama de verdad no se puede dejar de comunicar el secreto de la esperanza. Y cuando la caridad y el anuncio explícito puedan parecer infructuosos, entonces será importante rezar por todos.

 

 

Edificar la caridad

La lectura de la realidad nos dice que Dios ha sido eliminado, que existe una conciencia confusa, que el paraíso ha sido alejado y que se da una libre determinación de la conducta. Todas estas realidades suponen no solo un reto sino una oportunidad para repensar un modo de ser iglesia y de vivir la caridad.


En síntesis, podemos resumir la tarea de edificar la caridad en tres pasos: la opción por los últimos, la atención a la persona y un estilo que se convierte en contenido.


- “Partir de los últimos” no significa solo intensificar los servicios específicos en su favor, sino también compartir su vida y dejarse evangelizar por ellos. Se trata de partir de sus puntos de vista, en cualquier cosa que se haga.


- Es necesario madurar el respecto de cada hombre y de cada mujer, desde los cuales tienen sentido el comienzo de su vida, la plenitud de su vida y también su sufrimiento, hasta la muerte: “lo dejaron medio muerto”. Para recibir un subsidio de la caridad pública tienen que cumplimentarse un montón de certificados, pero quien viene a pedir la caridad de la comunidad no tiene que presentar ningún certificado, basta que diga: “tengo hambre”. El ministerio de la caridad es hoy una realidad particularmente interesante, viva y urgente, porque ayuda a hacer fresco el Evangelio, inspirador de nuestros gestos y a hacer brotar la alegría de ser sacramento del buen samaritano, que es Jesucristo.


- Estando con los pequeños se aprende a comunicar correctamente y con estilo. El estilo es un aspecto fundamental, ya que es tan importante como el contenido del mensaje. Es significativo que en los evangelios se encuentre en la boca de Jesús una insistencia sobre el estilo, que siempre es sintético y preciso: “No hagáis como los hipócritas” (Mt 6,2.5.16); “andad como ovejas entre lobos” Mt 10,16); “Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón” (Mt 11,29). El mismo texto exhortativo de Pablo en la carta a los cristianos de Colosas: “Revestíos de sentimientos de misericordia, de bondad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia” (Col 3,12), quiere indicar el estilo con que el Evangelio puede alcanzar a las periferias existenciales, el estilo que hay que asumir cuando se vive el Evangelio de la caridad.


Es indispensable asumir un estilo correcto, porque hay una caridad que no tiene una manifestación económica inmediata, sino más bien una íntima identidad de las personas: la persona enferma, anciana, el joven, el indefenso, la familia desestructurada. Este tipo de destinatarios no buscan cosas que se hagan por ellos, sino, la mayoría de las veces, el contacto, portador del mensaje de la misericordia, y el consuelo de la fraternidad cristiana. El corazón del siervo es llamado a hacerse grande y a unirse al del pobre. El estilo con que el cristiano está en la compañía de los hombres es determinante. De él depende la misma fe. No se puede anunciar a un Jesús que narra a Dios en la mansedumbre, en la humildad, en la misericordia, y hacerlo con estilo arrogante, con tonos fuertes. Todo gesto de caridad es la consecuencia lógica de un deber de humanidad. El samaritano que se inclina sobre el hombre “medio muerto”, manifiesta su dignidad de persona humana y, al mismo tiempo, reconoce en el herido sin voz a un igual en dignidad humana. El camino que hemos intentado hacer juntos nos dice que es necesario estar atentos para mantener el espíritu libre y generoso, para que, frente a la miseria humana que pasa, no tengamos derecho a decir: “Pasa mañana, que hoy no puedo”. Cuando pasa, hay que acogerla, cuando se la encuentra, hay que afrontarla.

 

 

Hacer el bien

No es, pues, tan verdad, que el mundo vaya adelante sobre la base de intercambios convenientes de cosas que son mercancías. Detrás de los intercambios hay personas que reclaman atención, escucha, respeto. Así toma cuerpo el interés por lo que se vive y se hace, no sobre la base de un precio preestablecido, sino por el gusto de las relaciones entre personas, por el cuidado del otro como “querido”. El bien ofrecido rompe el afán y el miedo de la deuda, que empuja a percibir al otro como competidor cuando no como antagonista, y ofrece a la sociedad un alma de humanidad. El bien común no puede aprenderse más que desde dentro de acontecimientos que permiten reconocerlo. La práctica del bien hacia los otros no puede inscribirse más que en una historia, dentro de un tejido de relaciones que pasa la prueba del tiempo y que permite reconocer la intencionalidad del donante. Es la persistencia de la práctica de lo gratuito la que garantiza su veracidad. Es saber que el infeliz existe no como una unidad dentro de una colección, sino en cuanto hombre, exactamente semejante a nosotros, que ha sido tocado una vez con un signo inimitable de la desgracia. Por eso es indispensable saber poner en él la mirada. La responsabilidad frente a Dios que manda amar al prójimo se traduce en responsabilidad frente al mundo, lugar de concreción del amor de Dios por el hombre y del amor del hombre por su prójimo. La catequesis sobre la caridad llega a ser verdadera en contacto con un mundo que es amado y que es tomado en serio porque ninguna relación humana o interhumana podría existir fuera de la economía, ningún rostro podría ser encontrado si se tienen las manos vacías y las puertas cerradas. Ser responsables de sí mismos es el primer paso de una posible responsabilidad hacia los demás. El catequista, criatura frágil y apasionada, discípulo activo y contemplativo, que ha encontrado realmente a los pobres, cuando le pregunten: “¿quién eres?”, con el rostro convertido en imagen de otros rostros, con el corazón rebosante de encuentros, podrá decir: “Yo soy el que ha vivido la aventura de bajar de Jerusalén a Jericó”

 

 

Este es un fragmento, para leer el texto completo haga click aquí

 

Un texto que nos viene de Europa pero que resuena en los Ecos de nuestro III CCN. Leemos en la certeza 1 donde se afirma que, es en el encuentro vital con el Señor que podemos ser verdaderos discípulos misioneros:


« El encuentro con Jesucristo vivo provoca y convoca a su seguimiento. Promueve, en quien responde al llamado, un itinerario de profundización, que se afianzará a lo largo de la iniciación cristiana, y se prolongará en su vida como discípulo en la comunidad de fe.


Este encuentro debe renovarse constantemente, en quienes se reconocen como discípulos misioneros de Jesucristo así como en quienes se encuentran en camino de serlo, por medio del testimonio personal, el anuncio del kerigma y la acción misionera de la comunidad

 

 

NOTICIAS
ISCA EN EL ENEC

EL ISCA ESTARA PRESENTE EN EL ENEC

Seminario del ISCA: "La catequesis y el catequista jaqueado por la priorización del Kerygma"

• Sábado 11 de julio en el segundo período de talleres (8,30 a 10 hs) y en tercer período de talleres (15 a 16,30 hs)

Panel: "Pensar la catequesis y la formación del catequista de este nuevo milenio"

• Sábado 11 de julio en el cuarto período de talleres (17 a 18,30 hs)

Charlas y talleres de profesores y formadores del ISCA: Numerosas personas vinculadas al ISCA estarán presentes en el ENEC compartiendo sus búsquedas, experiencias y respuestas. Entre ellos el P. Alejandro Puiggari, Laura de Isla, Luis Benavides, Marcelo Murúa, María Estela “Lili” Guita y Silvia Cavadini. Tanto para el seminario como para el panel, desde el ISCA se irá ofreciendo un espacio de reflexión y aporte, para que el espacio del ENEC permita también -con los límites propios del tiempo- seguir siendo fieles a un proceso e itinerario participativo.

 

Para inscribirse: https://eventioz.com.ar/e/enec-2015-encuentro-nacional-de-evangelizacion-y-c

REVISTA DEL DEPTO CATEQUESIS DE URUGUAY

REVISTA DEL DEPTO CATEQUESIS DE URUGUAY
Una excelente noticia que queremos difundir porque los hermanos de Uruguay publicaban una revista para los catequistas y ahora lanzaron la versión digital. Ellos mismos nos cuentan de qué se trata: Este año queremos desde el Departamento de Catequesis hacer un nuevo intento de comunicarnos. No habrán ejemplares impresos solamente estaremos enviando ediciones digitales. A cada uno de los lectores de suscribirse y suscribir a otros catequistas a través del correo electrónico: revistacatequesisuruguay@gmail.com

OBSERVATORIO

AULA ABIERTA Y OBSERVATORIO
Renovamos los textos y por eso invitamos a todos a participar en los foros (link). En el Aula Abierta recorremos un itinerario de reflexión con las certezas del III Congreso Catequístico Nacional. Para verlo hacer click en: http://www.isca.org.ar/nota.php
En el Observatorio, en cambio, iremos proponiendo distintos textos para reflexionar juntos. Para verlo hacer click en: http://www.isca.org.ar/obs056.php

SECCIÓN AUDIOVISUALES

SECCIÓN AUDIOVISUALES
Ya inauguramos una sección de materiales audiovisuales para utilizar como recursos en nuestra tarea como catequistas; audios de reflexión bíblica, programas radiales, videos, etc. ¡Estén atentos a su aparición en el sitio!
Comenzamos con Cate en uno: se trata de unos audios de un minuto elaborados por el Pbro. Matías Jurado como un modo breve pero profundo de reflexionar nuestra fe.

http://www.isca.org.ar/audios-cateenuno.php

CORREO DE LECTORES
 

¡Gracias P. Cote! Agradezco infinitamente lo recibido en estos años virtualmente  por este medio y en algunas jornadas  presenciales en Argentina. Gracias por tu ardor catequístico , tu generosidad al compartir conocimientos y materiales, tu creatividad permanente. Agradeceré siempre los tres años vividos en Argentina trabajando en pastoral tanto en la diócesis de San Isidro como en Buenos Aires. Aprendí mucho, llevo a la iglesia argentina en mi corazón.
Bienvenido P. Alejandro, le recuerdo recién llegado de Roma en mi tiempo de coordinadora de catequesis en San Benito Abad, guardo el recuerdo de alguna de sus charlas en ese entonces en la casa del catequista….que cada tanto con oportunidad emergen en mi memoria.
¡Gracias Argentina!
Desde Montevideo,

Ximena Mazzetti

 

Queridos amigos, hermanos en la fe:
Me sumo al agradecimiento de tantos al P. Cote que en estos años tuvo entre otras, la virtud de congregar, animar, abrir espacios de pensamiento en los que nos enriquecimos con la diversidad de la experiencia, la formación y la espiritualidad de cada uno.
Sin duda los vínculos creados y los frutos recogidos seguirán profundizándose.
También me animo a expresar mi gratitud a Ana María que tanto nos brindó en estos años. Y a cada miembro del equipo y a cada persona que conocí tanto de manera presencial como virtual ¡GRACIAS!.
A vos P. Alejandro te recibimos con los brazos abiertos y te acompañamos con nuestra oración.

Que el Espíritu Santo te conduzca en este tiempo de servicio eclesial.

Lili Guita

 

Hola amigos,
Puedo decir que mi contacto con el ISCA empezó con el concurso de ensayos, luego conocí el Cote y los demás miembros del ISCA.  A todos gracias por el trabajo realizado y por los buenos contactos que había con los hermanos uruguayos.
Bienvenido al P. Alejandro, deseándole un lindo y fructífero trabajo en esta tarea de animar el ISCA, cuente con los hermanos uruguayos tanto en las oraciones como en la colaboración si fuera necesario.

P. Andrés BOONE, SDB
Secretario Ejecutivo DECAT/CEU

 
Bienvenido P Alejandro, tengo el agrado de conocerlo en encuentros catequísticos realizados en la diócesis de Azul. Tantas gracias al equipo Isca anterior: bendiciones. Sin lugar a dudas continuaremos trabajando en el servicio al Señor.  Gracias!!!!!!

Haydée Fernández

 
suscribir al comunicándonos
 

 

 

 
 
 
*********************************157

©2017 ISCA Instituto Superior de Catequesis Argentino.
Equipo ISCA | Venezuela 4145 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Tel. +54 (011) 4981-5384
Lunes y Miércoles de 10 a 12 hs. | Viernes de 16 a 18 hs.
Brindamos formación a distancia (cursos on line) a catequistas. Ofrecemos recursos catequéticos y espacios para compartir experiencias y continuar el desafío de una formación permanente. Cursos a distancia en línea - Cursos semi presenciales - Talleres en línea - Aula Abierta - Foro - Encuestas - Comunicándonos - Observatorio - Jornadas y Conferencias del ISCA - Javaiá - Publicaciones - Indice Temático - ISCA en Facebook - BLOG: Nosotros Catequistas - Libros ISCA - Documentos - Sitios recomendados - Biblioteca.